Hace tiempo, sigo a 10,000 Words – where journalism and technology meet, un blog sobre el futuro de la profesión del periodista. En primer lugar recoge las herramientas más útiles que ofrece Internet y las tecnologías digitales a los profesionales de la información. En segundo lugar, identifica y enseña las buenas (y buenísimas) prácticas del periodismo digital. Un elogio a lo posible. Si, el periodista tiene futuro.

El periodismo “profesional” (o de oficio, si queremos llamarlo así) está cambiando; cada vez hay menos periódicos tradicionales (o de redacción, si queremos llamarlo así) y las exigencias al profesional aumentan en la medida que aumentan las posibilidades de la expresión digital. Se le pide ser un relator “transmedia”. Ha de ser investigador, productor, editor y distribuidor de su historia. No hay excusa. Grabar un video y editarlo se puede aprender en muy poco tiempo. Identificar fuentes fiables en Internet y saber citarlas ya debería ser una asignatura en las unis. No es así y lo notamos.

Pero volvemos a lo que nos interesa. La practica transmedia. Sobre todo el storytelling. La forma de contar y presentar el resultado, o sea la información, el articulo, el reportaje, la historia se basa en un mash up de diferentes formatos y soportes: textos y fotos se mezclan con mapas, time lines interactivos, audio y video, rompiendo linealidad en la descripción. Las combinaciones son casi infinitas y bien escogidas, dan una perspectiva enriquecida -de carácter hipermedial– de lo ocurrido.

Aquí podéis ver los ejemplos de los ganadores del Pulitzer en las categorías online and multimedia storytelling de este año. Me parecen especialmente interesantes las formas de relatar los sucesos del Lakewood Police Shooting y del foto-reportaje American Soldier.