Dicen los creadores de Euskal Okelak ser hijos de la mala leche del siglo XXI que encarnan historias como South Park o Family Guy y pretenden desdibujar la Euskadi de las postales creando una película de zombies que debe tener referencias a las comedias de los ochenta. Declaran sentirse poco entusiasmados con la burocracia del cine y prefieren sacar adelante el proyecto trabajando con nada menos que ochocientas personas involucradas.

Uno de los personajes, Ane Frank, escribe un diario con su vida entre zombies en Facebook. En el blog del proyecto, se espera desarrollar “entre todos” el argumento. El reclutamiento del equipo artístico, técnico y la banda sonora pretenden hacerse también desde la red. Consideran que internet “es mucho más. Es un espacio donde gestar y desarrollar proyectos audiovisuales desde el principio hasta el final. Porque la gente no es un simple número de taquilla. Lo tenemos claro: sin el apoyo de la gente, esta película nunca podrá hacerse”

Por último, consideran El Cosmonauta un referente de su desarrollo.