Además de los formatos convencionales en papel y electrónicos (kindle, ebook…) se ha desarrollado una aplicación para iPhone/iPad en la que el producto se complementa con vídeo, enlaces, etc. de forma que la lectura pueda romper su estructura lineal. El cómico británico, señala en la referencia que publica Wired que “la cuestión no es por qué lo he hecho, sino por qué hoy nadie debería dejar de hacerlo hoy”. El cronista de Wired hace una extensa mención a los problemas y críticas que los formatos elegidos para la distribución del libro de Fry y propone una solución transmediática abiertamente inspirada en el cine:

Por transmedia en esta ocasión, me refiero únicamente a que existan versiones diferentes o derivadas del mismo objeto en distintos formatos. En este caso, serían libros impresos, audiolibros, libros electrónicos vulgares o enriquecidos y aplicaciones informáticas. Podría incluir también sitios web, videojuegos, posters, licencias de merchandising, etc.