Robert Pratten, de Zen Films, plantea un modelo gráfico para explicar la estructura narrativa de un proyecto transmedia basándose en la experiencia de usuario y no en la tecnología. No se plantea como un modelo explicativo hacia la audiencia, sino más bien a los posibles equipos de trabajo, clientes e inversores (“las partes interesadas”). El modelo se plantea a través de cuatro ejes: el mundo real, el mundo físico, la participación de la audiencia y los juegos. Cada tipología de proyecto terminará, de esta forma, con un aspecto gráfico característico dentro del modelo.

El mundo real se refiere a la profunidad de la historia y al grado de control que tienen los creadores sobre la narrativa. El mundo físico pretende representar el grado en el que en la historia prevalencen localizaciones, personas y acontecimientos reales. La participación de la audiencia se escala por su capacidad para cambiar o intervenir en la historia. Finalmente, los juegos hacen referencia a la existencia de una meta para la audiencia y a la existencia de las mecánicas habituales de los juegos, premios y clasificaciones.