¿Es la mejor forma de describir el transmedia como un híbrido “transexual”? Pocas formas más sugestivas vamos a encontrar. Noemí López Trujillo, alumna de la redactora especializada en internet del diario ABC Bárbara Yuste, ofrece una interesante reflexión en su blog sobre las formas de narración de nuestro tiempo: un cruce entre el vídeo, los géneros, las reelaboraciones del público y los contenidos que se expanden: “¿El propósito? Un cuchillo, mantequilla y tostada. Es decir, untar. Extender al máximo el mínimo contenido por el mayor espacio posible. Y que el impacto sea mayor“.

Con la dificultad que tenemos en tantas ocasiones para describir con palabras fenómenos que, por otro lado, sentimos y conocemos, con el frecuente recurso a las categorizaciones anglosajonas, resulta renovador encontrar elaboraciones que permiten describir esta forma de hipertexto multimedia que estamos llamando transmedia. El vídeo que aporta Noemí, además de un interesante viaje desde el vídeo a la geolocalización pasando por los libros, es un visionado obligado para todo aquél que quiera entender cómo se construye la creatividad remezclada, hackeriana y libre de los tiempos que vienen (o que son). Para la publicidad, ver a este adolescente creando su universo de contenidos de entretenimiento (también para la prensa y los grupos mediáticos, por mucho que los grandes financiadores vayan a seguir allí) algo más que un síntoma de lo que sucede.