“El transmedia no es sólo ficción, por si había dudas”

El geocatching

Hace meses que comentaba con Gonzalo Martín la existencia de Geocatching.com, una página web, una comunidad, global, un juego de búsqueda de tesoros al aire libre, un videojuego en el mundo real. Los jugadores intentan encontrar contenedores ocultos, llamados geocachés, utilizando dispositivos GPS y, al mismo tiempo, comparten sus experiencias online. En cifras, podemos decir que hay 1,488,800 geocachés activos y más de 5 millones de geocachers o usuarios en todo el mundo. Traduciéndolo al transmedia, tenemos:

  • Una comunidad de más de 5 millones de usuarios, fans, existente on y offline. Un mundo, al que pertenecer, un mundo donde sumergirnos, que nos rodea.
  • Un juego, muchos juegos posibles, básico si queremos incentivar la acción de nuestros prosumidores. La acción no surge sola, hay que motivarla.
  • Un premio, un cache, experiencias, una para cada usuarios, pero siempre compartibles y generadoras de comunidad.
  • Un escenario tan grande y diversificado como es el globo entero. Allí donde llega una persona, llega un cache. Desde una cima inaccesible hasta el portal de tu casa, o la parte antigua de Cáceres, por ejemplo.
  • Insights que construyen en positivo, que rodean-envuelven nuestra experiencia y beneficiarían a las marcas que se implicasen: la experiencia, el medio ambiente, la naturaleza, lo compartido, lo tangible, la vida sana, el viaje, lo cultural e intercultural…
  • Y, cómo no, la interacción entre online y offline, entre virtual y real (si es que alguien sigue encontrando separación), entre la tecnología y nosotros, entre nuestras herramientas (GPS; móvil…) y juegos tan tradicionales como es la simple búsqueda, búsqueda de tesoros más por ser buscados y encontrados, que por su valor propio.

La duda

¿Por qué no aprovechamos las comunidades ya existentes en lugar de intentar crear nuestras propias comunidades? Claro, nos hemos emocionado con el concepto de comunidad y todos queremos crear la nuestra; pero, ¿qué es más fácil? ¿Crear una comunidad o aprovechar aquellas construidas por los propios prosumidores? ¿Cuál será más rentable y fidelizadora (sí, término denostado, ¿y qué?)? ¿Aquella construida por el propio usuario o la que nosotros le imponemos en función de ciertos rasgos integradores? ¿Una que proyecta experiencias -la nuestra- u otra, construida desde las propias experiencias de los usuarios? ¿Realmente somos tan ilusos como para no haber entendido que el usuario activo, productor de contenidos, es también productor de realidad? Decir o hacer lo que hay que decir o hacer no significa entender lo que se está haciendo o diciendo. Seguimos siendo unidireccionales, y el mundo ya no es unidireccional. Reclamo respeto hacia el usuario, hacia el prosumidor, hacia nosotros, no hay diferencia, casi.

Los Ejemplos

Como podéis observar en los siguientes enlaces no soy el primero en vislumbrar las posibilidades del geocatching, distintas iniciativas transmedia lo han tenido en cuenta; pero, ¿profundizan? ¿cuántas capas hay en su narrativa? ¿Aprovechan todas las dimensiones del mundo geocatching? Tengo la sensación de que en el mundo transmedia, ahora que estamos en los inicios, ni cerca de la pubertad narrativa, la metáfora del Iceberg resulta más que idónea.

La Idea

Decir idea es un decir pobre. Mejor, lluvia de ideas, ideas mil, posibilidades, por donde van los tiros…Y, sin precisar en exceso, planteo preguntas que, bien respondidas, son negocio, un gran negocio.

  • ¿Alguien tiene dudas de que el geocatching es un mundo ya existente online y offline que reúne todas las características para la creación de un proyecto transmedia?
  • ¿Podríamos explotar el geocatching desde el respeto a su propia esencia?
  • ¿La explotación sería global, o local, o regional o…? ¿Acaso hay límites para la creación de formatos específicos para los distintos niveles de geográficos?
  • Y, en cuanto a las plataformas y los formatos, ¿podríamos crear distintos tipos de productos para los diferentes tipos de usuarios/consumidores/públicos, adaptados en cada caso y que se complementasen y no peleasen entre sí? Eso sí, no olvidemos, por favor, que cada plataforma tiene su público, y el producto ha de especificarse en cada caso. Internet será siempre más participativo que la TV, por ejemplo.
  • Y la financiación, ¿tiene nuestra comunidad valores específicos que pudieran interesar a empresas, perdón, marcas? ¿De qué sectores estaríamos hablando? ¿El viaje, la tecnología, el senderismo, la promoción cultural…? ¿Hace falta dar nombres?
  • ¿Y el sector público? ¿Las instituciones? ¿Podríamos implicarlas y que se beneficiasen ellas y sus ciudadanos?

¿Acaso hay límites? ¡Qué de capas, madre mía, qué de capas y posibilidades! ¿Y qué mejor que un abanico de posibilidades para un proyecto transmedia? Aquí hay negocio, si alguien quiere más pistas, que me pregunten, haré de GPS para encontrar nuestro cache, para construir el proyecto.