Madrid, mayo de 2012. En la recién inaugurada sede de Fundación Telefónica se celebraba el Madrid Transmedia Living Lab. El evento estaba comisariado, de lujo, por Fernando Carrión. La propuesta, muy interesante. Desde entretenimiento, hasta educación, pasando por ejemplos concretos de activismo social y talleres que fomentaban el juego y la participación.

Lxs ponentes, muy bien seleccionados. Dividido por jornadas sería algo así como…

1ª Jornada: Alok Nandi, listo, muy listo, y lleva muchos años creando, trabajando, ¡qué mejor ejemplo a seguir que los hechos para entender el transmedia bla bla! Robert Pratten, con una corrección flexible digna de elogio, presentó las técnicas propias del transmedia storytelling. MonteCarlo, y el storytelling hecho realidad. Si alguien sabe contar historias en el mundillo del transmedia español es, sin duda, MonteCarlo. No dejéis de pasaros por Química Visual. Sí, hubo alguien más, pero no lo recuerdo, o no lo quiero recordar. Ponentes  necesarios por su peso institucional que ni siquiera se preparan las ponencias…

2ª Jornada: No me extenderé mucho. Mayus Chávez y Bill Boyd mostraron que el transmedia no sólo es multiplataforma o multiformato, sino también transdisciplinar. Y más nos vale enterarnos y aplicarnos el cuento, porque eso es lo relevante. A Roberto Carballo no acudí, lo reconozco, y pido perdón (mira que he dado alguna charla sobre transmedia y educación para la Asociación Espiral, pero…) Por último, Javier González Casado, de Educared, esto es, de la Fundación Telefónica. Hay que felicitarle, lo que hace, lo hace de lujo. Te puede gustar o no, pero lo ejecuta a la perfección.

3ª Jornada: Miguel Ángel Calderón, de Amnistía Internacional, correcto y por el buen camino; aunque en Amnistía no aprovechan todas las oportunidades que les oferta el transmedia para el empoderamiento y el activismo social; si se dejasen asesorar… Lina Srivastava, como siempre, muy bien, muy interesante, un placer; aunque tal vez eché en falta algo más de mordiente, algo más de maldad. El activismo social ha de bregar con demasiados intereses como para ser sólo creativo, por muy bueno que seas. El caso de Francisco Polo y Actuable, hoy en día Change.Org, tal vez nos sirve de ejemplo para lo anterior. No sé si sabéis que Change.org acaba de cambiar sus valores (traducido sería misión y visión), ahora aceptarán campañas de todo tipo, independientemente de lo que busquen. Así, podremos tener campañas a favor del aborto legal y, al mismo tiempo, campañas en contra. ¿Qué significa esto? Populismo y venderse como una… major neoultraliberal ridícula y perversa. Y, por último, uno de los responsables de dicho populismo, el Sr. Henry Jenkins, sobre quien me centraré de ahora en adelante.

El conocido gurú del transmedia, a quien hay que agradecerle lo positivo de su trabajo en un primer momento, tuvo el valor, la osadía, la soberbia, la… de asociar la existencia de los derechos de autor al hecho de que seamos mamíferos. Menuda chorrada sacada de la manga. Como titular, brutal; como análisis, falso, pobre, vago. ¿Por qué?

Cualquiera que sepa un poco de comunicación sabe que hasta el siglo XVI era imposible pensar en los derechos de autor, ¿significa esto que antes del siglo XVI no éramos mamíferos? ¿Qué éramos entonces? ¿Reptilianos? Ridículo, simplemente ridículo. Más estudiar y menos castillos en el aire, ¡por favor!

La realidad es que la invención de la imprenta posibilitó la copia y distribución de los libros, luego surgió el mercado alrededor de la autoría. Pero no sólo es eso, no es tan simple. Al mismo tiempo se imponía la modernidad, con su espacio euclideo, con “el pienso, luego existo” de Descartes, con la separación entre sujeto y objeto, con… Y si separamos sujeto (yo) y objeto (digamos mundo) todo lo que existe…existe en mí, existe por mí, yo lo nombro, yo lo poseo, lo… Un poco de historia básica de las ideas, quien quiera profundizar, que profundice, que tampoco es tan difícil… aunque a Jenkins se lo parezca.

O explicado de otra forma que tal vez os guste más. Pensad en Internet, es una red, con sus aristas y sus nodos; pues bien, se produjo la separación formal entre los nodos (el sujeto moderno asociado a los hombres), y las aristas (el sujeto alocéntrico asociado a las mujeres). Esta división tiene muchísimas repercusiones y consecuencias, y las consecuencias también construyen y producen (que se lo digan a las mujeres…), luego la explicación sería muuuuucho más larga y argumentada; pero no es lo que nos atañe ahora mismo.

Retomando, teníamos dos tipo de sujeto: El nodo, esto es, el que se dio como propio de los hombres, que era en sí mismo, poseía el mundo y le daba sentido, pues fuera de su nodo no había más que lo que él construyese. Y, por otro lado, el relacionado con lo femenino, las aristas, los puentes de unión, lo emocional, lo vincular. ¿A alguien le extraña que los hombres hayan sido quienes construían y producían el mundo mientras las mujeres eran relegadas al papel del cuidado?

Ahora bien, con la transmedialidad se vuelve a un mundo en donde sujeto y objeto están unidos de nuevo. Si la modernidad y su crítica, la postmodernidad, llevaron a un mundo atomizado, hiperespecializado, fragmentado… Las tecnologías –entiéndase no sólo Internet, sino matemática, física, etc.- han tendido los puentes entre dichas nodos inconexos. Volvemos a una realidad inmersiva, a lo experiencial, a… ¿A alguien le suenan estos conceptos? ¿No aparecen en casi todos los textos sobre transmedia?

Pero claro, si cambia la relación entre sujeto y objeto, si vuelven a estar unidos, también cambiarán los tipos de sujetos y, como consecuencia, el tipo de mundo que construimos: las relaciones de producción y consumo, la organización, etc. Entonces, ¿qué tipo de sujetos podremos tener? Pues bien, tenemos, a mi modo de ver –y simplificar (pues es mucho más complejo)-, dos posibilidades. Y ambas tienen que ver con cómo nos posicionamos, cómo participamos… ¿Qué? Os suena el término, ¿no?

Por un lado, que todxs, tanto hombres como mujeres, terminemos siendo sujetos alocéntricos, esto es viviendo en lo vincular, en lo emocional, y utilizando nuestra capacidad racional para defender hasta la muerte aquellos principios a los que emocionalmente nos hemos adherido. Al mismo tiempo, al no ser nodos en sí mismos, nadie es sujeto, luego somos objetos, y los objetos se compran, se venden, se miden con estadísticas, se… ¿Nos suena?

Por otro lado, que todxs, tanto hombres como mujeres, terminemos siendo sujetos complejos. Esto es, sujetos empoderados que existen como integrados en un mundo sin el cual el sujeto no puede existir ni empoderarse. Dicho de otra manera, nodos conscientes de la red, pero que no dejan de proyectarse como sujetos. O, en palabras de Edgar Morín, la parte que está en el todo que está en la parte que… Y nuestra manera de estar y proyectarnos en el mundo sería la conversación. Por cierto, para conversar hacen falta sujetos, nodos… No teorías o creencias que defender, sino sujetos que las compartan, compartan, compartan… (A ver si la repetición surge efecto).

¿Existen diferencias entre uno y otro? ¿Qué relación guarda esto con Jenkins?

Bien, si nos fijamos en la etimología de FAN, el maravilloso fan de Jenkins, observamos que viene de FANÁTICO, cuyas definiciones según la RAE son: 1. Persona que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas. 2. adj. Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo.

A simple vista, podemos pensar en el fan de un grupo de música, con sus llantos, sus gritos, sus colas de espera…; pero no hace falta reflexionar mucho para darse cuenta de que los nazis funcionaban de la misma manera. Sí, habría que meter la Reforma, la crisis bancaria y el calvinismo para explicar un poco mejor el sadomaquismo que había detrás de dicha ideología. Por un lado, una causa a la que rendirse (el Reich, el Fuhrer, etc.), por otro, alguien a quien dominar. Nosotrxs ahora nos quedaremos con una causa externa a unx mismx que justifica cualquier acto, incluso aquellos que más de medio siglo después nos cuesta entender y nos hace plantearnos…pero, ¿cómo pudo ocurrir? Si es una locura…

Pues no, no lo es tanto, es bastante normal que eso ocurra con los seres humanos; pero como nos creemos omnipotentes y nos las damos de listillxs… se nos hunden los barcos a lo Titanic y cometemos genocidios como…

Es evidente que una de las causas es la prepotencia heredada de la modernidad; otra el vivir en una situación de crisis o cambio como la que nos toca, a lo que habría que añadir las consecuencias perversas que ha tenido la postmodernidad, pues como crisis era necesaria, pero como cimiento, una mierda. ¿Cómo va a ser cimiento una crítica? ¿Cómo vamos a construir desde un paradigma que nos decía que no se podía construir nada, que no había utopía, ni mundo mejor, ni…? Pero es que nunca dijo eso, lamentablemente es la forma que tomó al llegar a la sociedad, un relativismo pobre e indefenso.

Y todo lo anterior tuvo sus consecuencias en el tiempo, consecuencias que también construyen. Entre otras, y ya entramos en lo perverso, que el único nodo/sujeto fuese el MERCADO. ¿Cuántos libros lleva usted vendidos Sr. Jenkins? No se da cuenta que está fomentando, desde su posición de gurú, que todas las empresas, productores, guionistas… creen un mundo donde se fomenta el fan, luego el comportamiento irracional, la argumentación emocional, etc. ¿Hace falta recordar cómo los relatos moldean nuestra cosmovisión? ¿Nuestra percepción de nosotrxs mismxs en el mundo?

Intento explicarme por qué hace usted eso y sólo encuentro dos causas posibles. La primera, es que sea usted un postmoderno al uso, y no se dé cuenta de las implicaciones que conlleva su discurso. Bastante plausible, y lo siento, pero…; la segunda, que es mucho más perversa, es que esté usted jugando de la mano de las majors y con la clara intención de generar la irracionalidad en la población. ¿Qué qué? Lo dicho, y me explico.

Como bien cuenta el realizador Adam Curtis en su serie documental para la BBC “El Siglo del Individualismo”, Edward Bernays, sobrino de Freud, tomó prestadas las teorías de su tío para aplicarlas a las ventas, al mercado, a la gestión de la opinión pública, de los gobiernos… ¿Qué significa esto? Pues que si Freud descubrió o puso las primeras piedras para descubrir una enfermedad, la histeria, que era provocada por una normatividad social moderna que negaba a las mujeres su propio sujeto (recordáis lo que hablábamos antes); el “espabilao” de su sobrino aprendió de dicha teoría cómo podía enfermar a la población y así controlarlos mejor, o venderles el stock de tan solidarias y humanas majors… ¡Ejem! Esto es, se descubre que la estructura social enferma a las mujeres por opresión y hay un listo que dice “chacho, y por qué no hacemos lo mismo con los hombres…”. Esto es lo que se ha venido llamando la teoría de la “disonancia cognitiva”, que si bien es un mecanismo propio de la psicología humana, también puede ser fomentado y dirigido desde fuera. Recomiendo mirarse a Jean-Léon Beauvois y la Teoría Radical de la Disonancia Cognitiva.

Resumiendo, que durante el S. XX se enfermó intencionadamente a la población, todo a favor del consumo. Y hoy día, si bien no creo que sean conscientes pues ya es una inercia y formamos parte de ella, sí que es cierto que hay intereses por moldear los cambios que se están produciendo en una dirección determinada, dirección que, por cierto, nos estallará en la cara como sigamos por ese camino de irresponsabilidad, y cada vez falta menos. Por poner un ejemplo, ¿es que nadie se ha dado cuenta del auge del nacional socialismo en Grecia? ¿De la radicalización de los movimientos nacionales y religiosos…? Si fomentas la irracionalidad, ¿qué tendrás? Irracionalidad. Pues un fan nunca podrá llegar a acuerdos, nunca será transigente, nunca aceptará las argumentaciones que critiquen, aunque sea de una manera sana, la causa que justifica y da sentido a su vida. Yo no soy yo, yo soy algo externo, soy la religión, soy la patria, soy Internet o la tecnología, soy el grupo de música, mi tienda de ropa preferida, la propiedad… y vivo en una arista, en lo vincular, en lo irracional… ¿Os suena? Pues no, el sujeto siempre está en nosotrxs, ya vale de tonterías.

Sr. Jenkins, ¿de qué lado está usted? Si no quiere que sus best-sellers le estallen en las manos, deje de vender motos irracionales y vacíos titulares de prensa como cuando dijo que “los derechos de autor existirán mientras seamos mamíferos”, porque es una falacia que sólo interesa y beneficia a los dueños de los derechos, y no son los autores, porque es una falacia que interesa y beneficia a quienes, meses antes de que los derechos de Elvis o los Beatles caduquen, cambian la ley y prolongan el plazo para seguir beneficiándose de algo…QUE ELLOS NO CREARON. Un ingeniero crea puentes, un ingeniero financiero no crea nada. ¿De qué lado está usted?

Como podéis observar, la pescadilla se muerde la cola una y otra vez, y podríamos relacionar tantas cosas que este artículo, que se prometía breve, terminase siendo tan gordo y pesado como para poder golpear con él a una mosca, o encima de la mesa, o a quien se pusiese delante. Quieras que no, la información es poder. Pero intentaré centrarme y finalizar con dos ejemplos extraídos de la creación fílmica que, o usted no ha entendido, o no ha visto, o no ha querido ver. Usted elige.

CASO 1: Existenz, de David Cronenberg.

No quiero fans, quiero gamers. El fan no es en sí, sino por algo externo a él (sujeto alocéntrico). El gamer es el sujeto del juego y consciente de que forma parte de un juego donde hay más jugadores. El juego sólo se puede jugar con personas amigables, afables… Como dice Allegra Geller: “Are you friendly? Play with me”. Por cierto, que casualidad que complejo (por el sujeto complejo) derive del latín complectere: abrazar, abarcar; y que la anterior película de Cronenberg, “Un método peligroso”, girase en torno a Freud, Jung y Sabina Spielrei, ¿no?

CASO 2: La Edad de la Ignorancia (1, 2 -francés-, 3 y 4), de Dennys Arkand.

Esta película es una muestra bastante acertada de lo que pasaría en la sociedad si siguiésemos por el camino que nos marca el fan, y eso que está producida en 2007, luego el guión sería máximo de 2005/6. Os podría hacer un desglose donde relacionase fragmentos de la película con cada una de las características que Jenkins atribuye el transmedia (expansión y profundidad, continuidad y multiplicidad, inmersión y extracción,  construcción de mundos, serialidad, subjetividad y ejecución); pero considero más apropiado poneros el anzuelo y que, si vosotrxs queréis, os alquiléis (online o en vídeoclub) y/o compréis la película. Yo no llevo comisión, por si había dudas. Por cierto, de lo más interesante, sobre cómo huimos de nuestra vida, de nosotrxs mismxs, hacia mundos virtuales o simulacros, no hay ejemplos de vídeo online. Tendréis que ver la película si queréis saber a qué me refiero. Son bienvenidos los comentarios postvisionado.

Bueno, cerrando.

Han pasado seis meses desde mayo de 2012, y las cosas no están mal, están peor. Yo no venderé tantos libros como el señor Jenkins, de hecho no vendo ninguno, empezando porque no los escribo, y a muchxs no os interesa lo que digo -¡no es cool!-, y es probable que no sirva para nada, y que no se pueda hacer nada; pero, como decía Samuel Beckett, “mejor decir”.

“And if it disappears, what if no one remembers? Better to say. Say what. Telling the story to tell. Or do not say it. Better to say it. There is no need to hide. There is no need to deny. Better to say” (Samuel Beckett).

Os dejo con una serie de citas que no sé si advierten o preocupan:

M. McLuhan: “El medio es el mensaje” y “Primero moldeamos nuestras herramientas, después ellas nos moldean a nosotros”.

D. de Kerckhove: “El mundo exterior se tornará una extensión de la consciencia – tal como era la costumbre de las culturas “primitivas”. Esto dictará, no el fin, pero sí el alejamiento del Homo theoreticus del centro de la acción, reemplazado por el  Homo participans”.

NOTA: La vida no es cíclica. No vamos a tener un sujeto-objeto unidos como las culturas ¿primitivas? (=antes de la modernidad), pues nuestra organización social no es real o irracional, sino formal, y nuestra conciencia no es colectiva, pues no dependemos del colectivo para sobrevivir. Somos individuos aislados en busca de cobijo…, por el momento.

A. N. Whitehead: “La peligrosidad es intrínseca al futuro. Los más notables avances de la civilización son procesos que casi aniquilan a las sociedades en cuyo seno se producen”.

Deberíamos plantearnos más a menudo la duda sobre por qué hacemos lo que hacemos. No somos tan listos ni libres.

Un abrazo amigable de un jugador más.