Posts tagged ·

Storytelling

·...

Especulaciones: alargar lo corto

no comments

Hace un año publiqué aquí el post breve Juguemos, dedicado al cortometraje. Había terminado la secuenciación y diálogos del corto Canción para principiantes, de Carlos Campillo. A la vez había empezado a colaborar en NT, por lo que propuse al director generar una pequeña estrategia transmedia. Creé el blog Barnabocatas, que amplía la trama e introduce un personaje nuevo, un narrador-testigo. Además se proponía como una anti-guía de bares, ya que el guión se desarrolla en la taberna más cutre de Barcelona, de la circulación del cortometraje una vez estrenado. Me dejaron asumir el riesgo de hacer publicidad precisamente criticando, pero el mercado del corto te permite ir a la contra. En gran medida, el corto es todavía el único medio donde la contestación se convierte en marca.

Y ahí se ha quedado el blog, esperando que el corto acabe de salir de la sala de montaje.

No le falta razón a Gonzalo Martín cuando me insiste en que no entiende el corto, en cuanto producto, en el panorama audiovisual presente. Y sin embargo yo acabo de dirigir uno. Con 2oo euros, un guión de tres folios y sin más remedio que pedirlo todo prestado, no podía arriesgarme a crear un universo serial y dejarlo colgado a los dos capítulos y medio. Mi historia empieza y termina en cuatro minutos y 28 segundos.

Hace cinco años la estrategia de distribución de los cortometrajes pasaba por los festivales, Canal Plus y algún bar. Tras la aparición de Youtube, muchos productores empezaron a difundir directamente. Algunos hablan del efecto Notodo: cortos más cortos, más sencillos pero más contundentes dramáticamente, y de fácil viralización. Yo no me atrevo a definir todo el panorama (ni siquiera todo el archivo Notodo cumple el efecto), pero en todo caso los cortos ya no son “películas en pequeñito” sino el reflejo de un paradigima audiovisual más amplio. Y puede que hoy, la estrategia de difusión de un corto suponga convertir el corto en otra cosa.

En el caso de este último, la estrategia es pasar por la desvirtualización antes que por Internet. Tampoco es del todo mía: el equipo empezó a bromear con la idea de una secuela a la vez que empezábamos la (todavía casi inevitable) ruta de festivales. Surgió la posibilidad de buscar el argumento de forma colaboraitva, algo que no es nuevo ni de lejos. Pero no hemos utilizado Internet como plataforma, sino esta postal. Va incluida en los DVD que distribuimos, y la hemos repartido entre los asistentes de los tres festivales que llevamos.

En ese momento, les estamos llenando los bocadillos

Es precisamente el carácter artesano y casi familiar de este juego lo que me atraí: buscar el fenómeno, la viralización, puede funcionar (o no) pero petarlo no estuvo nunca en el plan. Siempre hemos sido conscientes de nuestras expectativas: sencillez, brevedad y resolución.

No queremos miles de propuestas argumentales sino  crear una comunidad pequeña, de la que recibir un feedback rápido, plantear una propuesta a nuestra vez, y, tan importante o más, consolidar una red de colaboradores. Personas con una visión similar, ganas de rodar y tan escasos de medios como nosotros hace cuatro meses. Como objetivo secundario, la posibilidad de convertir el trabajo de partida en algo mayor. Pero de cumplirse éste, cada etapa del proceso creativo tendría que incluir nuevos elementos cruzados: no tendría sentido crear el producto y luego “buscarle algo transmedia”.

Transmedia como retribución

Por otra parte, en un contexto como este, siempre se deja en el aire la cuestión remuneratoria, cuando no se da por hecho el trabajo gratis. Y no es verdad: trabajar sin sueldo no significa trabajar por nada.

Prolongar así la vida del proyecto puede suponer una forma de compensación para un equipo que madruga, no come o come bocatas de mortadela, gata coche y como mínimo invierte en nosotros varios fines de semana. Todo lo que lleve su esfuerzo más allá de una bobina o el catálogo de un festiv al es una muestra de respeto. Un refuerzo del carácter colectivo (y por ende, de comunidad) de cualquier obra.

Del mismo modo, antes de llevar a cabo cualquier actividad colaborativa, conviene tener clara la compensación. Juego significa recompensas: no darlas al buen jugador es no saber jugar.

En realidad esta simulación se basa en un sólo concepto: familia. Trabajar en pequeña escala sin buscar el hype, pero permitiéndonos explorar diferentes formas de desarrollo. Para que, incluso en el peor de los casos, el espíritu de “muestrario” quede manifiesto de forma integral y no sólo en un DVD.

 

 

Los apuntes de la becaria

4 comments

Pues yo también estuve en el Transmedia Living Lab. Ya habrán leído casi todo. Llegué con algo de suspicacia, después de algún encuentro creado sólo para intentar vender algo, y salí feliz, con unos cuantos contactos desvirtualizados, otros tantos nuevos, varios prejuicios rotos, orientaciones creativas y unos apuntes que paso a glosar.

Perder el control [de la obra terminada] y perder el miedo a perder el control: lo más importante es la conversación. Lo dijo Haritz Rodríguez.

The thin blue line, documental de creación. Me lo recomienda Dani, de Producciones en Tren.

Construir universo, frente a la creación alrededor de personaje. Mencionó estas cosas Jordi Salvat, hablando sobre MON3XL (y a esto le pongo algunas pegas…). Y fue el primero de la mesa en presentar la participación del usuario vinculada a la experiencia del juego: eso que la gente de ARSGAMES me ha enseñado que se llama gamificación, y de lo cual tuve ocasión de charlar con Jesús Fabre, uno de sus miembros.

Transmedia es un suceso: algo que está pasando. Pero al final, a todos nos suenan algunas caras… porque salen en la tele. Dijo Gonzalo Martín mientras analizaba El Plan B, el proyecto musical de Carlos Jean. Lo cual conlleva un riesgo de generación de expectativas muy peligroso para los independientes, los lowcost, los que como yo no tienen plataforma donde caerse muertos (esto último lo charlamos, otra vez, Mercedes Ramírez y yo en uno de los cafés). Pero no me hagan caso y vean su presentación aquí mismo.

Allison Norrington comenzó a hablar de novela transmedia citando a Mad Men, por la noticia de sus cameos en L.A. Noire (pero podría haberlo hecho por casi todo su contenido extra: portfolio de SCDP y coctelería incluidos). Su concepto generation C corresponde tanto a collaboration como a content, pero incluye otra C: control. Me prometo leer, sí o sí, su novela Cathy’s book: Norrington pasó de consumir transmedia a hacer transmedia. Y aconseja tener a mano esto.

Para no perderse por el camino

Participación. Pero también narrativa (unlocking storytelling): el eje del producto es la historia, no el medio. Gestar un mundo, conocer a tus personajes, desarr0llar una estrategia que permita crecer a tu historia, y al mismo tiempo, conocer a tus consumidores. Conquistar la sencillez. Ser auténtico. Esperar la sorpresa… y no ofender la inteligencia del público. Total nada.

Mercedes Ramírez, presentando un proyecto transmedia a coste cero, aconsejaba integrar plataformas para ahorrar costes. Porque no todo es gratis: ni el tiempo ni el dinero, continuó Montecarlo en su presentación, que también tiene post propio. Él también insiste en dejar escoger al usuario: la inmersión es elección suya. Él decide cuándo, y cuánto, meterse. Y nos recuerda que no todo relato transmedia tiene que tenerlo TODO. “Como si fuera una gymkana […]. Movernos en el terreno del juego”. De nuevo, gamificación. Y comunidad.

Crowfunding es también comunidad. Pero no es una tienda. Por si acaso, nos lo recordó Jonàs Salas presentando Verkami.

Evolucionando de serie a marca; y buscando, mientras, compañeros de viaje. Nos lo explicó Antonio L. Sánchez, coordinador de guión de Jelly Jam. Buscando compañeros, José Feito y su equipo de Xperimenta Planet han acabado en Canadá. Jelly Jam encontró su marca en el sonido: The Crows en los social games. Y se abre un debate: ampliar universo ¿es necesariamente transmedia? Apunto que sí lo es, en la medida que es puerta de entrada a una historia y, frente a la mercadotecnia tradicional, implica la identificación.

A los niños no les gustan las imitaciones. Y conocen el poder del juego, y el poder de las relaciones. Rebecca Denton nos recuerda todo eso y más: que los niños son narradores natos, que ponen nombre a sus juguetes y cuentan su biografía.

Are you ready?

Equipo pistacho mostrando sus cartas

Dejo para el final las dos sesiones de campo. Karinne Halpern nos presentaba su taller TransmediaReady partiendo de su propia experiencia creativa: “quería romper el muro […] así que me compré un iPhone y me fui al extranjero”. El taller explora las etapas de creación de un proycto transmedia como si fuera una baraja del juego de Las Siete Familias.

Los tres proyectos que surgieron teníamos en común un enfoque de implicación directa del usuario (¿qué harás tú?), historias gamificadas, y la catalización de experiencias desvirtualizadas. Dos eran proyectos educativos, y el mío, partiendo de una serie de ficción, abría una rama en las escuelas.

De hecho, el Lab, como experiencia formativa, ha sido en sí mismo todas estas cosas: una experiencia desvirtualizada, una inmersión en la red social (hemos pasado de la tarjeta a agregarnos), un ejercicio narrativo (muchos, en realidad), y un juego. La historia continúa mientras preparamos el segundo.

 

 

TRANSMEDIA NEXT | Formación intensiva en Transmedia

2 comments

TRANSMEDIA NEXT es uno de los principales eventos internacionales dedicados a la narración y creación de contenidos transmedia. Es principalmente un programa de formación avanzado dirigido a todos aquellos profesionales de los medios interesados en el arte, el oficio, y el negocio de la creación de historias.

Si tenemos en cuenta que la creación transmedia ya se perfila como una industria emergente en el actual panorama mediático, y con un enorme potencial comercial, resulta indudable que en los próximos años aumentará la demanda de profesionales cualificados y conocedores de estas nuevas estrategias y metodologías de creación y producción. Y para formar a esta nueva raza de profesionales serán necesarias más iniciativas formativas como el TRANSMEDIA NEXT.

Dirigido por ANITA ONDINE y LANCE WEILER (creador del proyecto PANDEMIC 1.0), y con la colaboración de INGA VON STADEN y JONATHAN MARSHALL, TRANSMEDIA NEXT ofrece a todos los asistentes la posibilidad de participar durante tres días en un intenso e inmersivo programa que incluye talleres prácticos, juegos de realidad alternativa – ARGs (Alternate Reality Games), presentación de proyectos, además de interesantes ponencias sobre creación, producción, financiación y distribución de proyectos transmedia, a cargo del panel de expertos.

Fotos: © Adipat Virdi

Este año el evento ha tenido lugar en un entorno privilegiado: el Paramount Club de Londres, situado en los pisos superiores de la Centrepoint Tower, en New Oxford Street. Desde lo alto del edificio (estábamos en la planta 31) se podía divisar toda la ciudad de Londres, algo que sería de gran importancia para resolver algunas de las pruebas.

El primer día del evento todos los participantes fuimos divididos en cuatro grupos de trabajo. Y para saber a qué grupo pertenecía cada uno ya tuvimos que comenzar a resolver las primeras piezas del puzzle. Un puzzle transmedia con un tema central: la ciudad perdida de ATLANTIS. El objetivo final de cada grupo sería preparar una presentación -un pitch- de un proyecto transmedia que debería reunir todas las claves y especificaciones que, poco a poco, se nos irían desvelando. Una parte importante de esta información provenía de una misteriosa mujer vestida de rojo y conocida como LIR (Lady In Red), que se comunicaba con nosotros a través de mensajes escritos, llamadas y mensajes telefónicos, emails, posts en las distintas redes sociales, coordenadas de geolocalización, códigos QR, y vídeos en YouTube. Todo ello desde el más absoluto secretismo, ya que nunca llegaríamos a verla ni a conocer su verdadera identidad. LIR era la maestra de ceremonias, el Paramount Club era el tablero de juego, y nosotros sus peones.

En este marco de trabajo, diverso y lúdico, los componentes de los cuatro grupos tuvimos que agudizar nuestro ingenio y echar mano de toda nuestra creatividad para resolver acertijos, encontrar pistas y, con la ayuda de uno de los cuatro coordinadores, preparar la presentación del proyecto para el pitch del último día.

TRANSMEDIA NEXT ha sido una experiencia inolvidable, con una muy buena curva de aprendizaje, y coordinada por grandes profesionales. Creatividad, formación y entretenimiento. Todo en uno. Una auténtica experiencia transmedia altamente recomendable.

Más información sobre TRANSMEDIA NEXT en: http://transmedianext.com/

@FernandoCarrion

‘The WITNESS’ (El Testigo): Una película de Realidad Aumentada en la que tú eres el actor

2 comments

Si combinamos un proyecto cinematográfico innovador con lo último en Realidad Aumentada (AR), y convertimos la ciudad en un tablero de juego, y al espectador en el auténtico protagonista de la historia, entonces conseguimos una película como “The Witness” (El Testigo).

Al más puro estilo de los libros de “Elige Tu Propia Aventura“, donde el lector debía tomar decisiones que afectaban directamente a la evolución de la narración y a su desenlace, ‘The Witness‘ es la primera película realmente inmersiva en la que, a través de la Realidad Aumentada, podemos vivir en primera persona una auténtica experiencia transmedia. Y para ello sólo vamos a necesitar un teléfono móvil inteligente -un smartphone- y seguir las indicaciones que vayamos recibiendo.

The Witness‘ es una producción alemana, realizada por la agencia ‘Jung von Matt/Spree‘ de Berlín, y producida por @radical.media, para la marca ‘13th Street Universal‘ (Calle 13) en marzo de 2011. El objetivo de la película será conseguir solucionar una serie de misteriosos crímenes y sobre todo intentar sobrevivir en una violenta trama de mafia y prostitución. Y todo va a depender de las decisiones que tú tomes.

The Witness‘ se presenta como “la primera película de outernet“, un curioso término que incide en el uso cada vez más integrado de elementos virtuales en entornos reales. Un nuevo entorno donde lo real y lo virtual convergen, convirtiendo internet en una capa adicional sobre nuestra realidad, donde su funcionalidad, sus sistemas de búsqueda, y su capacidad de interacción se transfieren a los objetos físicos y a los entornos reales.

El futuro del entretenimiento ya está en marcha. Son los Juegos de Realidad Alternativa o ARGs (Alternate Reality Games). Y esto es sólo el principio.

Activismo Transmedia

3 comments

El autor lo define como “la capacidad de unificar una historia al servicio de una causa”. Otra forma de síntesis que ofrece es el sumatorio “historia transmedia” + “sin ánimo de lucro”. El artículo de Story Playing argumenta que al carecer de un gran presupuesto de comunicación, las organizaciones no gubernamentales tienen claro que la capacidad de involucrar al público en su historia es esencial para reclutar y mantener a sus seguidores de modo comprometido y que esa fuerza es mucho mayor cuando el público se convierte en cocreador de la historia.

El proceso de cocreación se ilustra con diversos ejemplos, el proyecto Resist Network (donde participa Gael García Bernal), la recreación de Avatar de los Palestinos de la aldea de Bil’in, o la recaudación de dinero para las víctimas de Haití conducida por los fans de Harry Potter.

El proceso de construcción de historias se ilustra con el gráfico adjunto que parte de la idea de compartir historias y habilidades para crear un trabajo conjunto que genere un estado de satisfacción que conduce a cambios significativos.

Guillermo del Toro cree que el futuro de la narración es el transmedia

2 comments

En una transcripción de elementos esenciales de la entrevista que Collider.com realiza al director mexicano Guillermo del Toro, Techland resalta la visión del cineasta sobre el futuro del arte de contar historias:

La gente habla de transmedia, algunos son muy radicales y dicen “eso no es posible”, o que ” será el fin de la civilización”. Yo creo que va a suceder. No creo que vaya a ser para todo, creo que habrá películas que serán películas y juegos que serán juegos y así. Pero cada vez más, las cosas van a ser permeables.

El vídeo con la entrevista completa contiene interesantes reflexiones sobre su visión de las series de televisión actuales y su valor narrativo.

Read more: http://techland.com/2010/09/13/del-toro-the-future-of-storytelling-is-transmedia/#ixzz101UKYTuw

Guillermo del Toro Developing Projects at DreamWorks Animation and TV Shows; Plus What Did He Think About THE SOPRANOS Ending from ColliderVideos on Vimeo.

Tecnología y conocimiento: el arte de contar historias en el s. XXI

12 comments

El mundo está en continua evolución. Y también la sociedad, por mucho que nos empeñemos en crear instituciones y preservarlas. El mundo cambia, y nosotros con él.

Si hay algo que no ha cambiado es la necesidad del ser humano de comprender el mundo en el que vive, no importa que ese deseo surja de la voluntad de dominio del entorno, de la curiosidad hacia lo desconocido o de cualquier otro impulso vital.

El hombre se cuenta el mundo para poder vivir en él. Y conoce el mundo a través de cómo se lo cuenta. Esta relación de mutua influencia crea una espiral de relatos en la que podemos incluir desde las leyendas tradicionales hasta las más avanzadas teorías científicas.

Para llevar a cabo ese proceso de comunicación (consigo mismo, con el otro), se ayuda de cualquier elemento que esté a su alcance y le facilite la labor. Dicho de otro modo: para construir sus narraciones el ser humano se vale de la tecnología que tiene a su alcance.

De nuevo surge una relación de influencia mutua: la tecnología de la que disponemos, a su vez, condiciona el modo en el que comprendemos el mundo.

Puede que algunas de esas tecnologías sean tan comunes que, simplemente, ignoremos su existencia. La más influyente y soterrada es, probablemente, el lenguaje oral.

Antes de la aparición de la escritura ya nos contábamos historias. El lenguaje hablado, las estructuras que maneja, el proceso que utiliza, todo ello sirvió para crear cierta tipología de historias, para configurar una visión del mundo.

La llegada de la escritura supuso una auténtica revolución, una nueva forma de contar. Ya no era necesaria la presencia física del narrador frente a un auditorio. El poseedor de un libro adquiría la capacidad de entrar en la historia donde y cuando quisiera.

Tras el nacimiento del texto escrito el cambio aún fue mayor con la aparición de un nuevo artefacto tecnológico: la imprenta, con su capacidad de generar muchas copias del mismo relato susceptibles de ser distribuidas a mayor distancia y abarcar una audiencia más numerosa.

Y es que las nuevas tecnologías siempre aportan nuevas historias, nuevas visiones del mundo. Con cada incorporación, los tipos de relatos se ven abocados a coexistir, dándose con el tiempo las inevitables influencias mutuas.

Y es que las nuevas tecnologías no acaban con las que las preceden, simplemente se solapan a ellas, a pesar del pavor que toda novedad genera en lo que, a partir de ese momento, pasa a considerarse antiguo.

El ejemplo más reciente ocurrió en el siglo pasado: el miedo del mundo radiofónico ante la llegada del cine, el de éste frente a la televisión… ¡Y el de la televisión ante la aparición de Internet!

Probablemente, lo más característico del siglo XX sea el establecimiento del lenguaje audiovisual como elemento invisible en los procesos de comunicación.

Con una década cumplida en el siglo XXI, los elementos digitales resultan prácticamente omnipresentes, y constituyen parte fundamental del paisaje en el que vivimos.

Nuestro mundo es (o así lo vemos) una representación tecnológica del pensamiento postmoderno en la que impera el salto, el fragmento y la fractura, el remix de contenidos, de formas y de soportes.

Así definido, el relato transmedia es al mismo tiempo causa y efecto de nuestro mundo. Nos sirve para contarnos lo que ocurre y para configurar nuestra propia experiencia.

Esta mezcla, llevada al extremo, aúna lo digital y lo real, pues vivimos ambas como parte de un todo.

Vivimos en una sociedad altamente tecnificada, en la que los cambios se suceden de modo vertiginoso. Puede que ahora, debido precisamente a eso, necesitamos más que nunca historias que nos ayuden a comprender nuestra realidad.

El relato transmedia, accesible, plural y polimorfo puede ser el recurso más útil del que disponemos.

Créditos: fotografía de la galería de danceinthesky, con licencia CC